La diferencia en el uso internet y dispositivos electrónicos entre mujeres y hombres casi desapareció en Galicia

La brecha en el uso de internet y dispositivos electrónicos entre mujeres y hombres casi desapareció en Galicia

Las tecnologías son herramientas democratizadoras y tractoras en la generación de empleo y oportunidades. Como en casi todos los ámbitos, persisten diferencias entre mujeres y hombres que impiden la plena igualdad. Sin embargo, es indudable que se producen avances y que, de vez en cuando, las estadísticas son positivas y muestran noticias esperanzadoras. Y esto es así porque la sociedad avanza. El informe A Sociedade da Información desde unha perspectiva de xénero, elaborado por el Observatorio da Sociedade da Información e a Modernización de Galicia (OSIMGA), señala en su última edición que la brecha digital de género en el uso de internet prácticamente desapareció y que las diferencias en su utilización entre mujeres y hombres se redujeron un 80% en solamente tres años, situándose en la media de la Unión Europea.

El Observatorio, adscrito a la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (AMTEGA), entidad que forma parte de la Unidade de Muller e Ciencia, analiza en el informe los principales indicadores que definen las diferencias de género en el acceso y uso de las TIC. El documento puede consultarse de manera completa en este enlace.

A largo de más de cuarenta páginas, el trabajo presenta datos esperanzadores en Galicia en lo referido a la igualdad entre mujeres y hombres. El 87,4% de las mujeres usó dispositivos electrónicos en los últimos meses -teléfono móvil con capacidad de acceso a la red, ordenador de sobremesa, portátil o tableta- frente a un 88% de los hombres. Esto sitúa la brecha en un 0,6%. En cuanto al análisis por edad, los resultados muestran que el uso de este tipo de dispositivos es incluso mayor entre las mujeres, excepto en los tramos de edad más avanzados. Entre 25 a 34 años (99,6%-99,2%), 35 a 44 años (99%-97,3%), 45 a 54 años (96,7%-93,4%) y 55 a 64 años (83,4%-82,8%) son las mujeres las que más emplean este tipo de dispositivos, coincidiendo con el desarrollo de la vida laboral habitual. En el caso de las personas más jóvenes, el uso es prácticamente idéntico. En el caso de las más mayores es cuando, efectivamente, los hombres hacen un uso más intensivo. Eso se nota especialmente entre los 65 y 74 años, cuando la diferencia alcanza un 6,7%.

El uso de dispositivos está relacionado también con el nivel de estudios. Las personas con una mayor formación son aquellas que hacen un uso más continuado de ellos. Así, no hay diferencias entre mujeres y hombres entre las personas que cuentan con un doctorado y es casi nula entre aquellas que disponen de un grado universitario.

Sobre el uso de internet, el patrón se repite. Prácticamente no hay distinciones, excepto a partir de los 65 años. Ahí, los hombres usan las redes un 6,4% más que las mujeres. En el extremo contrario, entre 45 y 54 años, son las mujeres las que usan más internet, con una diferencia de un 3,5%. Los desequilibrios también desaparecen al aumentar el nivel de los estudios. Sin embargo, quedan grupos en los que la brecha digital aún es importante, como es el caso de las personas que solamente tienen estudios primarios. En ese caso, los hombres usan las redes un 11,3% más que las mujeres.
En cuanto a la situación laboral, hombres y mujeres usan la red por igual en las situaciones de empleo, mientras que las mujeres desempleadas usan más internet que los hombres. Sin embargo, las mujeres que realizan tareas del hogar o están jubiladas usan menos internet que los hombres en las mismas circunstancias. En el caso de los estudiantes, son las mujeres las que utilizan ligeramente más internet (100% frente a 99,8%).
Uno de los usos más comunes de la red es la adquisición de bienes mediante el comercio electrónico. El manejo de estas herramientas implica una mayor complejidad técnica, especialmente por los medios de pago. En esta estadística, aún son los hombres quienes compran más en línea en Galicia (53% frente a 50%). En este caso, los datos en España son diferentes: 59,1% de mujeres frente a 57% de hombres. Como en los casos anteriores, la edad es un factor determinante. Las menores de 55 años usan la red para comprar más que los hombres, tendencia que cambia en los siguientes tramos de edad, siendo especialmente relevante entre los 45 y 55 años, con un 9,5%.

En lo relativo al uso de la red para la relación con las administraciones públicas, las diferencias son mínimas. El único dato destacable es que los hombres descargan más documentos personales (1,9%).
El informe del OSIMGA publica igualmente datos relacionados con el territorio. La brecha en el uso de dispositivos electrónicos es mayor entre los hombres en las provincias de A Coruña y Pontevedra, mientras que es mayor en las mujeres en las de Lugo y Ourense. En cualquier caso, los márgenes son muy estrechos en todos los escenarios. Lo mismo pasa en cuanto a la densidad de población, donde el único dato relevante es el uso ligeramente superior de dispositivos entre mujeres en los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes.

El mayor uso de dispositivos entre las mujeres, entre los siete grandes ayuntamientos de Galicia, se alcanza en Lugo (95,2%) y A Coruña (93,5%). En estas ciudades, el desequilibro mayor lo tenemos en Ferrol (85% mujeres, 91,4% hombres).

El Observatorio da Sociedade da Información e Modernización de Galicia, como instrumento para analizar y evaluar el estado del desarrollo de la Sociedad de la Información en Galicia, publica periódicamente informes en el ámbito de la ciudadanía, la administración electrónica, las empresas o el sector TIC. Entre sus objetivos figura estudiar los avances en las TIC para toda la población, pero con un foco especial en colectivos como mujeres, personas con discapacidad, personas mayores y personas en riesgo de exclusión. El documento sobre la brecha digital entre hombres y mujeres se actualiza de forma periódica, por lo que es posible consultar las ediciones anteriores  en su página (aquí se pueden ver los de 2019 y 2018).